Skip to content

Agregado por lucero - 26 octubre, 2012 - Contenido

NEUROCOMPETENCIAS: La evolución de los modelos de competencias en las Organizaciones

EVOLUCIÓN DE LAS TEORÍAS

En los últimos diez años las investigaciones en neurociencia nos está permitiendo entender con mayor fundamento científico la naturaleza de las competencias para el trabajo y en general para el desarrollo de cualquier actividad humana.

Lo que hemos conocido alrededor de estructura del cerebro es que éste está dividido en dos lóbulos el izquierdo y el derecho y que a cada uno se le ha asignado unas funciones particulares: el izquierdo, la lógica, la racionalidad, lo cuantitativo y lo mecánico y el derecho, la creatividad, la flexibilidad, lo artístico y lo sensible.

Pues bien lo más reciente que ha ocurrido en las investigaciones es el descubrimiento acerca de que el cerebro no solo está compuesto por dos hemisferios que determinan habilidades esenciales claramente diferenciadas, sino que en éste pueden apreciarse cuatro sectores diferentes, cada uno con una función diferente pero explícita. Es así, como a la ya consabida diferenciación que el cuerpo calloso hace del cerebro en hemisferio izquierdo y derecho, hoy se ha llegado a concluir que es posible apreciar otra división dada en este caso por la fisura rolándica, que configura otros dos sectores: el superior o frontal y el inferior o basal, cada uno de ellos, también con unas funciones especializadas.

El frontal izquierdo se encarga de realizar funciones en las que sea necesario el análisis y procesamiento lógico de la información.

El basal izquierdo se hace cargo de responder a las tareas que exigen la utilización de un método, de seguir un procedimiento o actuar en forma secuencial.

El basal derecho procesa información relacionada con los sentimientos y la búsqueda de la armonía en las relaciones interepersonales.

El frontal derecho permite la formación de imágenes internas y el uso de la imaginación y de la creatividad.

Es importante saber que si bien cada una de estas cuatro áreas tiene su propia función o especialidad, ellas no se pueden funcionar en forma aislada, sino en forma integrada como parte de un solo sistema cerebral unificado. De hecho, solo a través del trabajo conjunto pueden lograr su objetivo compartido: asegurar la supervivencia, la evolución y el crecimiento humano. De esto, podríamos concluir que todo ser humano nace con igual acceso a los cuatro modos, pero la dinámica interna del cerebro nos indica que lejos de nacer con cuatro modos de pensamiento igualmente fuertes y disponibles, cada uno de nosotros nace con:

“un modo claramente “preferido” en el que tenemos una velocidad y una eficiencia naturales e increíbles y tres modos “no preferidos “, cada uno de los cuales nos resulta más difícil adoptar, debido a que es notablemente más lento y menos eficiente. Es a este principio a lo que se denomina “dominancia cerebral” y es muy similar a lo que había observado anteriormente el psicólogo suizo Carl Jung acerca de las cuatro funciones o estilos de pensamiento especializados:

Thinking (pensamiento) ———   Feeling (sentimiento)

Sensation (sensación)   ———    Intuition (intuición)

Cada una de las cuatro funciones de Jung se presenta como un tipo de pensamiento especializado manejado por una región funcionalmente especializada de la corteza cerebral humana.

En resumen, nos referimos a DOMINANCIA como el modo preferido del cerebro y del pensamiento que es más eficiente en forma natural. Los otros modos de pensamiento también interactúan a través de la neuroquímica con el estilo dominante, especialmente los dos que lindan con él y el tercero es aquel al que no le resulta fácil conectarse con la dominancia y es al que llamamos, nuestro modo más débil o función inferior.

Nuestras DOMINANCIAS pueden ser NATURALES O PRACTICAS. En el primer caso, la denominaremos PREFERENCIAS y en el segundo caso COMPETENCIAS. Las COMPETENCIAS son habilidades desarrolladas a través del estudio, la práctica y la repetición. Lo importante es entender que nosotros desarrollamos competencias en nuestros modos no preferidos además de hacerlo en el modo preferido. Desde luego que las competencias que encontramos más energizantes son las que desarrollamos en nuestra preferencia.

Sí se nos permite hacer aquellas cosas de las que disfrutamos y que nos energizan, desarrollaremos naturalmente más competencias en nuestra preferencia que en cualquiera de nuestros otros modos, y disfrutamos de la DOMINANCIA NATURAL. Sin embargo, en términos prácticos, la vida nos puede llevar a desarrollar y usar más competencias fuera de nuestra preferencia. Cuando esto sucede estamos DESVIANDO EL TIPO y nuestra dominancia práctica reflejará el desvío de tipo, utilizando cien veces más la energía requerida para pensar que el modo dominante.

VALOR, FUNCIÓN Y OBJETIVOS ESPECÍFICOS DE CADA UNO DE LAS DOMINANCIAS

Cada uno de los cuatro tipos de pensamiento especializados de nuestro cerebro tiene su manera única y exclusiva de percibir el mundo y de procesar información, veamos:

EL MODO BASAL IZQUIERDO:

Este modo trata de secuenciar la información que percibe, clasifica archivos por orden alfabético, ordena documentos en forma cronológica y realiza las tareas paso a paso. Podríamos describir que este modo de pensamiento se aplica a las tareas de rutina que exigen concentrarse en detalles y ser proclive a los procedimientos.

El principal valor del pensamiento rutinario es la eficiencia: le permite lograr mucho en poco tiempo. También permite predecir y controlar el tiempo que exige el desarrollo de las tareas habituales, a la vez que posibilita liberar la mente con un buen nivel de confiabilidad, para concentrarnos en las tareas que necesitan de nuestra atención.

El modo basal izquierdo tiene también sus desventajas, no maneja bien las interrupciones y se resiste a abandonar el control que le proporciona actuar sobre lo conocido.

EL MODO BASAL DERECHO:

Este modo permite percibir información acerca de las cosas que se relacionan armoniosamente, por ejemplo, las notas musicales, los colores, el lenguaje corporal no verbal, las expresiones faciales y el tono y la altura de la voz.

Los individuos con preferencia en el modo basal derecho tienen gran facilidad para “conectarse” con los otros y para expresar apoyo emocional.

Los basales derechos necesitan utilizar el sentido del tacto pero también requieren hablar mucho, aunque el uso que hacen del lenguaje es para relacionarse con otras personas y no con la información contenida en él.

Son muy sensibles a la armonía en todos los niveles, en los colores, en las esencias y en los sonidos.

Reconocemos a los basales derechos como los guardianes de la vitalidad, la paz y la armonía.

EL MODO FRONTAL DERECHO:

Perciben el mundo a través de patrones espaciales-visuales abstractos y dinámicos. Este tipo de pensamiento busca sintetizar o interpretar lo que ha percibido de tal manera que se puedan predecir cambios o inventar soluciones novedosas para problemas nuevos o no resueltos.

Tienen la habilidad de manipular las imágenes en el espacio, en su imaginación, aparentan ser desordenados, pero saben con precisión donde encontrar las cosas, gracias a su facilidad para archivarlas visualmente teniendo presente con precisión la ubicación espacial.

El modo frontal derecho favorece la creatividad, permite imaginar una forma distinta de hacer las cosas y se ocupa de introducir cambios para ayudarnos a adaptarnos a medida que cambian nuestra vida y el mundo.

Este modo necesita trabajar con información en forma espacial, suele reír ante la representación visual que crea y tiende a violar las normas y procedimientos como una cuestión de rutina.

Esta nueva comprensión del cerebro posibilitó que se puedan identificar “las competencia naturales” de las personas para colocarlas en puestos alineados con los mismos (la persona correcta en el lugar correcto) y a partir de ahí evaluar el Mapa de Talentos grupal del equipo directivo y equipos departamentales.

EL MODO FRONTAL IZQUIERDO:

Este modo corresponde a la capacidad analítica de controlar nuestro entorno y decidir cuál de los modos anteriormente descritos es el más adecuado para manejar las situaciones que enfrentamos.

Mediante esta función es posible separar el todo en las partes que lo componen y agrupar elementos en categorías o componentes significativos sin utilizar pautas preestablecidas. También cabe destacar la capacidad de utilizar signos y es por esto que cualquier agrupamiento puede realizarse en forma simbólica como sucede con la matemática.

Este tipo de pensamiento se centra en ver la causa y efecto y por ello es muy útil en las actividades de diagnóstico, en las que la tarea consiste en comparar realidades diferentes para poder realizar una recomendación o tomar una decisión.

El modo frontal izquierdo también sirve para establecer prioridades y particularmente para fijar y alcanzar objetivos, por lo que las personas que presentan esta dominancia son altamente ORIENTADAS A METAS.

OTRO ELEMENTO PARA LA COMPRENSIÓN DE LA EFECTIVIDAD

La extraversión y la introversión hace referencia al contexto en el que sé es más efectivo.

Las personas extravertidas son sumamente eficientes en situaciones muy estimulantes, donde suceden cosas, donde exista un alto volumen de producción.

Los introvertidos, por otro lado, son sumamente efectivos e situaciones con estimulación de volumen bajo

BENEFICIOS:

El enfoque de las preferencias cerebrales nos ha aportado una gran ayuda para la detección de las bases o fundamentos de las competencias y con ello hemos encontrado una fuente de predicción para mejorar los procesos de selección y para garantizar las verdaderas posibilidades de desarrollo de competencias.

Este modelo permite definir perfiles de competencias que, al estar alineados con la neurofisiología del pensamiento, garantizan un desarrollo de competencias viable para los individuos

La asociación de las competencias requeridas para desempeñar exitosamente un cargo a cada uno de los cuatro estilos de pensamiento, resulta ser una metodología práctica y científica que permitirá contrastar las preferencias naturales de los candidatos con las competencias requeridas.

Por último podemos relacionar un beneficio de tipo personal, ya que el modelo establece las bases neurofisiológicas y las reglas energéticas que estructuran el camino óptimo de cada persona para su éxito personal y profesional.

De acuerdo con la anterior ilustración y dependiendo de las competencias prioritarias, se deberá identificar el modo dominante de pensamiento en cada candidato para establecer qué tanto coincide esta preferencia con la competencia requerida.

LOS INSTRUMENTOS DE MEDICIÓN PARA DETERMINAR LAS PREFERENCIAS

Existe una herramienta diseñada y estandarizada para apreciar los estilos de pensamiento dominantes de una persona, construido por la doctora Katherine Benzinger y denominado BTESA (test benziger thinking styless assessment). Sin embargo, conociendo detalladamente la teoría que sustenta este modelo y las particularidades de cada uno de los estilos de pensamiento y su relación con los niveles de activación extrevertida o intorvertida, es posible realizar entrevistas con preguntas para identificar estas preferencias o desarrollar ejercicios dentro de una propuesta de assessment encaminados a apreciar las fortalezas diferenciales de los candidatos.

DESARROLLO DE COMPETENCIAS

La teoría de las preferencias en los estilos de pensamiento nos permite comprender porque los esfuerzos en el desarrollo de las competencias que no coinciden con los “dones naturales” de cada persona son infructuosos. Sin embargo, ello no quiere decir que no podamos desarrollar competencias en nuestros modos no preferidos, podemos hacerlo teniendo presente de que requeriremos tiempo y energía para lograrlo.

Pese a lo anterior, debemos tener en cuenta que una competencia en un tipo de pensamiento no preferido no transforma el tipo de pensamiento en preferencia. Todo lo que hace es darnos una nueva aptitud no preferida que podemos utilizar para ayudarnos.

Compartir este post

Compartir este mensajes a través de las redes sociales.

Comentarios

Cuéntanos lo que piensas.

No hay comentarios en esta entrada.

Agregar un comentario

Rellene el formulario y envíelo.